Los piojos son unos pequeños insectos que viven en la cabeza de los seres humanos. Los piojos adultos tienen el tamaño de semillas de sésamo; sus huevos o liendres son de menor tamaño, aproximadamente como una escama de caspa. Tanto piojos como liendres se localizan en el cuero cabelludo o cerca de él: la raíz del cabello, la nuca y la zona posterior de las orejas son algunas de las zonas más comunes.

Estos insectos son parásitos, valiéndose de la sangre humana como fuente de alimento. El principal problema ligado a este tipo de parásito es que crecen y se reproducen a gran velocidad. Es de vital importancia el estar atentos al síntoma característico de la presencia de piojos: picor (ocasionado por la saliva del piojo).

A pesar de la creencia popular, los piojos no saltan y tampoco vuelan. Es cierto que se desplazan rápido, pudiendo así moverse de una cabeza a otra por contacto directo entre cabellos o a través de objetos que han estado en contacto con ellos. Los piojos prefieren los pelos limpios y lisos; la idea generalizada de que la presencia de piojos es sinónimo de falta de higiene es falsa. El vinagre está considerado como uno de los remedios naturales de mayor eficacia frente a estos insectos, pero los estudios realizados sobre el asunto han demostrado que carece de la capacidad de eliminar piojos adultos y tampoco es realmente efectivo frente a los huevos.

El colegio es el entorno ideal para que estos molestos insectos proliferen, siendo necesario actuar rápido cuando se aprecian síntomas de picor por su aparición. No obstante, lo más importante para afrontar la amenaza de los piojos es prevenir.

El Aceite del Árbol del Té procede, como su propio nombre indica, de la destilación de las hojas de este árbol, destaca por sus propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales. Tradicionalmente, su aplicación se ha ligado a situaciones muy variadas, tales como la presencia de hongos, acné e infecciones. Su empleo remedio natural frente a los piojos es otra de las aplicaciones atribuidas a este aceite. El 1,8-cineol y terpinen-4-ol son los dos activos del Aceite del Árbol del Té responsables de su capacidad insecticida. En definitiva, se trata de un producto versátil de múltiples usos.

El uso del Aceite del Árbol del Té se utiliza tanto en la prevención como en la lucha activa frente a los piojos una vez han aparecido. Entre las maneras de aplicar el producto, se encuentran la aplicación directa sobre el cabello o cuero cabelludo y la adición al champú de uso diario.

 

Desde Prisma Natural ofrecemos un Aceite de Árbol del Té ideal para afrontar la amenaza de los pijos y poder olvidarnos así de lo molestia que estos suponen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *